LOS MATERIALES NATURALES EN EL JUEGO

Los materiales naturales son aquellos que podemos encontrar en nuestro entorno más cercano y que no han sido “fabricados” para tal finalidad. Hay una variedad mucho más amplia de la que podemos pensar en un primer momento: piñas, tierra, hojas de árboles, piedras, palos, conchas de la playa…
Por otro lado, podemos encontrar lo que conocemos como material estructurado. Este engloba a todo aquel que ha sido diseñado y fabricado para cumplir una función concreta y específica. Este grupo engloba desde coches o pelotas, que son juguetes más simples, a videoconsolas y juguetes electrónicos.

¿Qué ventajas nos ofrece el material natural frente al material estructurado?
En primer lugar, el material natural está mucho más próximo a nosotros, tenemos un alcance mucho más sencillo a él y obviamente es un material mucho más barato. Pero estas no son razones de peso para decantarnos por un material u otro.
Lo más importante de los materiales naturales es que no limitan el juego y la acción para el niño, es decir, fomenta que el niño deje volar su imaginación y de usos nuevos a estos materiales. Por ejemplo, un coche va a ser siempre un coche. Podrá ir por suelo o agua, pero nunca será un barco. Mientras que un palo puede ser una escoba, una espada, un avión, y mil cosas distintas que los más pequeños pueden imaginar.
Otra de las grandes ventajas de los materiales naturales es que permiten al niño manipular, investigar y jugar, obteniendo de este modo información sobre nuestro entorno y las reglas que lo dirigen.
También podríamos hablar del pensamiento lógico que desarrollan los niños a la hora de clasificar materiales, hacer construcciones, completar series…

Conclusiones sobre el material natural
Los materiales naturales nos ayudan a abrir la mente tanto a adultos como a niños y nos hacen darnos cuenta de las múltiples utilidades que tienen los objetos mas sencillos que podemos encontrarnos en nuestro alrededor, así como un acercamiento a las leyes de la física que rigen nuestro entorno.
Así pues, debemos dejar a nuestros niños que salgan al parque, que den un paseo por la montaña. Que construyan cabañas con palos, que tiren piedras o hagan colecciones de conchas. Estas experiencias les acercarán al mundo real de la forma que a ellos les resulta más sencilla, manipulando y explorando con sus propios medios.

EL SISTEMA VESTIBULAR

¿Qué es la estimulación vestibular?

Antes de hablar de la estimulación vestibular, hablaremos de qué es el sistema vestibular, que según la http://www.neuropsicol.org/, es el sistema encargado de regular el sentido del movimiento y del equilibrio.

El equilibrio es el estado por el cual el cuerpo conserva una postura estable contrarrestando la acción de la gravedad.

Para mantener el equilibrio, tres sistemas cooperan en nuestro cuerpo:

  • Sistema del oído interno o sistema vestibular.
  • Sistema visual.
  • Propioceptores: receptores repartidos por todo el cuerpo y que informan de la posición de las articulaciones, músculos, etc.

 

El sistema vestibular

Es uno de los más prematuros sistemas sensoriales que desarrollamos los humanos en el transcurso de la fase prenatal. Este sistema entra en función desde el momento mismo del nacimiento, y su desarrollo adecuado es fundamental para una vida sana y plena.

El sistema vestibular ayuda a nuestro ojo a recibir información para que de esta manera no sintamos los síntomas de opcilosia.

¿Qué es la opcilosia? Es una ilusión óptica o sensación visual de que los objetos están en movimiento u oscilan.

Además, el sistema vestibular, permite la orientación anticipada de la mirada. Una mirada orientada en la dirección de nuestro desplazamiento antes que el resto del cuerpo se oriente.

 

El desarrollo del equilibrio

Dentro de la maduración motriz de los niños, el desarrollo del equilibrio es algo importante a trabajar en ellos, sobre todo cuando empiezan a caminar.

El buen funcionamiento del sentido del equilibrio les ayudará en su día a día. Cuando este sentido funciona bien, no le damos importancia, pero si los niños no andan derechos o no saben estar de pie, entonces encontramos los problemas.

Debemos tener en cuenta que cuando nos hacemos mayores, no tener un buen sentido del equilibrio, puede derivar en problemas como tener torpeza, falta de coordinación de movimientos difíciles, mala evolución de las distancias, nauseas…

 

Estimular el sistema vestibular

Para evitar los problemas que hemos visto en el punto de arriba, podemos trabajar con los niños el sistema vestibular desde que son muy pequeños.

Para ello, fomentaremos los movimientos rotativos, los balanceos, los giros… ayudando así al cerebro de nuestros hijos a organizarse mejor tratando las informaciones sensoriales que contribuyen al equilibrio.

Para estimular el sistema vestibular existen diferentes tipos de estimulación:

  • Actividades de salto, de rebotes (en posición sentado, rodillas o de pie)
  • Actividades de balanceo (rodillas, sentado, acostado boca abajo o boca arriba…)
  • Deslizamientos en toboganes
  • Saltos y rebotes en cojines.

LA IMPORTANCIA DE LA ESTIMULACIÓN EN LOS BEBÉS

La estimulación temprana abarca aquellas actividades de contacto o juego con un niño que propicien y desarrollen adecuadamente sus potencialidades.

Es una técnica orientada aprovechar la capacidad de adaptabilidad y aprendizaje del cerebro humano, especialmente de los niños.

La importancia de la estimulación temprana es tal, que se considera un requisito básico para el óptimo desarrollo del cerebro del bebé, ya que potencia sus funciones cerebrales en todos los aspectos (cognitivo, lingüístico, motor y social)

Nuestro cerebro requiere información que le ayude a desarrollarse. Su crecimiento depende de la cantidad, tipo y calidad de estímulos que recibe; las capacidades no se adquieren sólo con el paso del tiempo, sino que el bebé precisa recibir estos estímulos a diario, desde el momento de su nacimiento. Si recibe estímulos pobres, de una forma irregular o en cantidad insuficiente, el cerebro no desarrolla adecuadamente sus capacidades al ritmo y con la calidad que cabría esperar. Por otro lado, una estimulación temprana, abundante, periódica y de buena calidad nos garantiza un ritmo adecuado en el proceso de adquisición de distintas funciones cerebrales.

Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) aclara que cada niño tiene su propio ritmo para desarrollarse; por lo que no hay que preocuparse si no es igual al de otros de su edad. Por lo que hay que tener en cuenta que el objetivo de la estimulación temprana no es desarrollar niños precoces, ni adelantarlos en su desarrollo natural, sino que, busca ofrecerles una amplia gama de experiencias que sirvan como base para futuros aprendizajes. Los bebés nacen con un gran potencial y es responsabilidad de los padres hacer que se desarrolle al máximo de la forma más adecuada, positiva y divertida.

A continuación te detallamos algunos beneficios muy importantes que la estimulaión temprana puede ofrecer a nuestros pequeños:

  1. Nuestro bebe lograra tener seguridad en sí mismo. Es capaz de enfrentar experiencias nuevas con facilidad.
  2. También les ayuda a que aprendan muchos conceptos a la vez (arriba, abajo, adentro, afuera) como un juego.
  3. A través de la estimulación temprana ayudaremos a todos los niños a tener un mejor desarrollo integral.
  4. A través de la estimulación lograremos que nuestros pequeños potencialicen sus capacidades.
  5. Todos los niños bien estimulados tendrán una mejor preparación y bases para el futuro. Por lo que el juego y la manipulación de diferentes objetos es una buena forma de conseguir esa estimulación que tantos beneficios conlleva.
  6. Con la ayuda de la estimulación temprana lograremos a fortalecer la autoestima de los niños, que muchas veces no se tienen en cuenta en edades tempranas.
  7. Tendrán unos buenos lazos de unión con sus padres y familiares. Sobre todo, lograran mejorar confianza en ellos y en si mismos.
  8. Con la estimulación temprana, los niños lograrán mejorar las capacidades de atención y concentración tan importantes en el proceso de aprendizaje.

Por todo ello, desde Espacio Explora queremos facilitar a las familias que los bebes puedan disfrutar de los beneficios de un espacio de estimulación temprana en el cual pueden moverse libremente, tocando diferentes texturas, explorando nuevas sensaciones y estímulos, una sala de juegos tranquila y segura, en la cual los niños se atreverán a intervenir con placer y autonomía en prácticas motrices y la adquisición de nuevos aprendizajes.