MESA DE LUZ

¿Qué es la mesa de luz?

La mesa de luz es un recurso educativo que atrae la atención de los niños con gran facilidad. Está formada por una superficie luminosa que permite a los niños experimentar de manera sensorial, ya sea creando sus propias obras artísticas o fomentando su creatividad con cualquier juego que él invente. La luz atrae de forma natural a los niños y tiene el poder de transformar los materiales dándoles una nueva dimensión.

Aunque erróneamente muchos pensamos que este es un recurso Montessori, pertenece al enfoque educativo Reggio Emilia. Una pedagoga reconocida internacionalmente que ve al niño como protagonista totalmente capacitado para crear su propio aprendizaje, movido por su curiosidad, imaginación y motivación.

Uno de los motores que desencadena todo este aprendizaje sería la mesa de luz junto con aquellos materiales que podemos usar en ella. La superficie luminosa es capaz de mantener un alto nivel de concentración por parte de los niños e invita a experimentar con ella. De esta forma, mediante la manipulación de aquellos recursos que le aportemos al niño, éste será capaz de construir su propio aprendizaje.

 

Beneficios de usar la mesa de luz

  • Aumenta la curiosidad por parte de los niños.
  • El brillo de los materiales que solemos utilizar favorecen la concentración y la atención por parte del niño.
  • El abanico de actividades que se puedes hacer en ella es muy amplio, desde lectoescritura, matemáticas, ciencia… ya que cobran una nueva dimensión.
  • Favorece la imaginación y el juego libre.
  • Los niños pueden experimentar diferentes niveles de estimulación sensorial al ofertar un amplio abanico de actividades.
  • Disfrute y relajación. Visualmente el niño puede apreciar diferentes matices en las formas y colores lo cual hace que ese bienestar influya en la relajación del pequeño.
  • El ambiente que se crea es muy especial, ya que se requiere de un espacio en penumbra con un foco de iluminación determinada. Esa oscuridad hace que los estímulos de alrededor pasen desapercibidos centrándose sólo en el que ahora llama su atención y relajando su sistema de alerta.
  • Favorece el aprendizaje académico, ya que, como hemos dicho anteriormente, no sólo es un elemento de ocio sino una herramienta de aprendizaje mucho más atractiva y motivadora.
  • Es un recurso ideal para la experimentación cromática y el acercamiento a la teoría de los colores.

 

¿Qué materiales son los más apropiados?

La elección de los materiales con los que vamos a trabajar en la mesa de luz es muy importante ya que son una de las partes fundamentales para captar la atención del niño y motivarlo en su aprendizaje.

En muchas tiendas hay una amplia variedad de recursos como las bolsitas geométricas de gel, los discos metálicos de colores translúcidos, bloques de colores….

Pero al mismo tiempo podemos utilizar otros materiales menos específicos a los que tenemos mayor acceso en cualquier hogar. Os dejamos algunas ideas:

  • Practicar la lectoescritura con harina o arena de playa
  • Experimentar sobre bandejas transparentes con materiales como arroz, lentejas…
  • Jugar con gelatina de colores
  • Inventar historias recortando personajes en cartulina negra
  • Se pueden hacer patrones que el niño debe seguir con bolitas
  • Experimentar con líquidos tintados trasvasándolos para ver la mezcla de colores
  • Hacer clasificaciones de colores
  • Calcar sombras
  • Hacer caras para trabajar los sentimientos
  • Experimentar con cubitos de hielo de colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *